Evidencias del #21O

Sin pretender dar mi opinión sobre lo que mi partido debería hacer después de los resultados de ayer, porque considero que eso debo hacerlo en los órganos internos en los que participo, creo que esos resultados permiten concluir que:

1.- El marco constitucional autonómico en el que nos movemos no convence a la mayoría de vascos y vascas, a un buen número de galegas i galegos y, sin resultados aún, pero con muchas posibilidades, a la mayoría de catalanes y catalanas. Hay que cambiarlo o profundizar en él, federalizando España, de manera pactada e inteligente.

2.- No existe insensibilidad social, aquiescencia, o convalidación de las políticas de austeridad de la derecha europea, impuestas aquí por Rajoy como presumen los dirigentes del PP y la prensa y los columnistas conservadores, españoles y europeos.

3.- La mayoría social no cree en la austeridad pero no encuentra referentes ni en el PSOE, ni en sus líderes visibles, tal vez por su reciente implicación en el gobierno de España.

4.- A la espera del resultado de la huelga general del #14N, cuyo éxito deseo y a la que convoco, parece que el hartazgo y la desilusión en el sistema, pueden más que el cabreo ciudadano, que produce más abstención que movilización.

5.- El PP ha perdido apoyos electorales suficientes como para no creerse que sus políticas “van bien” a España o convencen a los españoles y españolas, porque sólo han votado una minoría en dos CCAA y porque en las cuatro en las que ha habido elecciones desde el #20N de 2011, ha perdido muchos votos.

6.- El PSOE debe de preguntarse y, sobre todo, responderse sobre las razones por las que la tarea de oposición del último año y las condiciones en las que se ha hecho, no han dado como resultado que muchos de los decepcionados y enfadados por haber votado al PP en 2011, hayan decidido que nosotros somos la alternativa.

7.- Las opciones políticas a la izquierda del PSOE deben moderar su satisfacción, histórica, por los malos resultados socialistas y dejar de apelar a la ley electoral para justificar sus resultados. Sin perjuicio de que se revise esa legislación, sin una convergencia de la izquierda que modernice sus mensajes, los conecte con la ciudadanía y los confronte a la derecha, no parece posible cambiar las tendencias.

8.- Los aventureros de la política, los salvapatrias oportunistas y los chaqueteros no consiguen capitalizar el desencanto con los partidos tradicionales.

9.- Existe un problema común a todos los partidos y organizaciones de carácter político y a las instituciones, de legitimidad y credibilidad, que se traduce en una elevadísima abstención en la  participación de la ciudadanía.

10.- Todo indica que si queremos superar la situación actual, la social, la política y la económica, hay que hacerlo reivindicando en el discurso, e imponiendo en la acción política, la primacía de la democracia sobre los mercados, es decir volviendo a la regulación y a los consensos entre Estados, para someter las decisiones del sector financiero privado y para dirigir las del público.

 

Compártelo

Add a Facebook Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>