La derecha quiere empeorar la democracia

La noticia de que Cospedal ha decidido que los parlamentarios de Castilla La Mancha no tengan sueldo, sino dietas, responde sin duda a la pulsión populista ligada a la mala imagen que tienen algunos ciudadanos en España de los políticos y que Cospedal intenta sesgar hacia el poder legislativo. Pero eso no es algo esporádico ni el fruto de una reflexión racional de su promotora, sino parte de una campaña de la derecha económica y social española, para, primero, desprestigiar a los políticos y, a continuación, reducir el peso de la política a la que se acusa de ser parte del problema y parte esencial del mismo. Y como eso se hace en tiempos de crisis económica, cuando las personas, de buena fe, estan ahogadas en su economía familiar, cala fácil el mensaje de que quienes cobran por legislar y controlar al gobierno de turno, pueden ser eliminados o minimizados, en nombre de repartir el dinero ahorrado con esas medidas, entre la gente. Y eso, aunque sea meridianamente evidente que no se reparte nada, que lo ahorrado es insignificante comparado con el gasto público global, y que quien eso propone gasta 2 veces más en su propio equipo más cercano de asesores y 67 veces más en el sueldo de Consejeros y directores generales del gobierno de Cospedal, que, por cierto, ha llegado a tener hasta 3 sueldos públicos acumulados.

Sobre el desprestigio de los políticos, que no es nuevo, sólo os recuerdo un párrafo de Ortega que en 1921, escribió en La España Invertebrada lo siguiente:  “Pica, a la verdad, en historia la unanimidad con que todas las clases españolas ostentan su repugnancia hacia los políticos. Diríase que son los únicos españoles que no cumplen con su deber ni gozan de las cualidades para su menester imprescindibles. Diríase que nuestra aristocracia, nuestra Universidad, nuestra industria, nuestro ejército, nuestra ingeniería, son gremios maravillosamente bien dotados y que encuentran siempre anuladas sus virtudes y talentos por la intervención fatal de los políticos. Si esto fuera verdad, ¿cómo se explica que España, pueblo de tan perfectos electores, se obstine en no sustituir a esos perversos elegidos? 

Y sobre la decisión nefasta, populista, cínica y prohijada por los ideólogos de FAES, he leído un post recientemente, que ilustra bien mi opinión sobre ello. De ese post, que recomiendo entero, resalto las palabras de Max Weber, sobre la remuneración o no de los políticos: “La política puede ser honoraria, y entonces estar regida por personas que llamaríamos independientes, es decir, ricas, y sobre todo por rentistas; pero si la dirección política es accesible a personas carentes de patrimonio, éstas han de ser remuneradas.”

Compártelo

Add a Facebook Comment


Comentarios

La derecha quiere empeorar la democracia — 2 comentarios

  1. No me gusta la presidenta de Castilla la Mancha sobre todo despues de enterarme de su gestion y de la publicaciones de NYT sobre los politico afectados por cuentas en suiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>