Nueva gobernanza para salir de ésta

Parece que el tipo de medidas que estamos tomando en España desde 2010, primero con un gobierno socialista y ahora con uno del PP, diferentes en el modo de hacerlo y en la profundidad de las mismas, pero todas ellas de ahorro y austeridad, no garantizan cambios en la situación económica de España. El crédito no fluye, por hablar en términos modernos, y las familias no pueden sobrevivir en medio de un paro desbocado.

Parece que las gestiones que el gobierno de Rajoy en Europa no son más fructíferas y no calman a los tiburones financieros, fríos como la mirada del escualo, a los que llamamos mercados. Con ello los intereses que pagamos por nuestras deudas, pública y privadas, suben y suben y aumentan nuestro déficit público. Ante esto, el gobierno reacciona reduciendo el gasto público y sin actuar contra los grandes capitales y las grandes rentas.

Parece, y esto me lo parece mucho, que estamos en un círculo vicioso centrípeto, que nos arrastra hacia su centro, del que no salimos: aumenta el déficit, reducimos gasto público y aumentamos la fiscalidad a las clases medias y bajas, generamos más paro, se reduce el consumo y, con él, los ingresos públicos lo que vuelve a aumentar el déficit. Y así seguimos y seguiremos hasta que no hagamos algo diferente. Incluso cuando suba el IVA, que lo hará, añadiremos velocidad a ese proceso perverso. Pero es que, encima los “listos” del FMI, que más que listos son interesados, afectados, manipulados, ahora aconsejan más recortes de salarios a los empleados públicos y a los asalariados privados, y más IVA. No nos lo creemos, y no deberíamos tragar ni una más.

Como dice Paul Krugmann, Joseph Stilglitz y otros economistas con premios Nobel, si no crecemos no podremos pagar la deuda y eso no depende mas que de la voluntad de Europa, a la que hemos de convencer de que el proyecto euro y, con él, el proyecto Europa tal y como lo conocemos, es inviable. Si no hay un gran acuerdo “de salvación europeo” en torno a dos o tres grandes aspectos, como la regulación real de los mercados financieros y su control por parte de BCE, el papel de este banco en el apoyo del euro como moneda común y la necesidad de que los acreedores (bancos alemanes y franceses) den a los deudores lo que llamamos “vidilla” para poder ir pagando, sin ahogar a los países y a los europeos que vivimos en ellos, si no hay ese acuerdo no hay salida posible. Y por eso creo que habrá acuerdo. Y porque si no lo hay, los disturbios y la violencia tomarán las calles a medida de que vayan cayendo países.

No entendemos, la gente de a pie, y no nos lo explica este gobierno como no hay dinero para educación o salud, o para mantener ayudas a los parados cuando acaban su derecho a subsidio, pero sí lo hay para salvar el cuello de algunos financieros de comportamiento infame y a los grandes intereses que están detrás de ellos. No sabemos para qué salvar bancos si no es para proteger a los pequeños accionistas y sus depósitos, y, repito, nadie lo explica suficientemente.

Lo cierto, después de todo, es que estamos en un lío gordo y, sobre todo, sin ver luz al final del túnel. Y este gobierno nos está hurtando la verdad, por una política errónea de comunicación o por ausencia de ideas, por errores de concepto o de comprensión, y después de un montón de sacrificios de los españoles y españolas, no mejora nada. La desesperanza, la desilusión, la decepción, el empobrecimiento paulatino, la caída de los servicios públicos y el “y tu más” que impregna el discurso de quien tiene tanta mayoría parlamentaria como responsabilidad, acabará dando paso a la indignación, la rebelión, la algarada callejera y la violencia social, que siguiendo el guión Aguirre, reprimiremos con la fuerza y generaremos más problemas.

Así no, así no damos respuestas a la gente. Rajoy debería salir cada semana en la tele, en todas las teles, en prime time, para explicar lo que pasa y qué estamos intentando. Y deberíamos intentar cosas distintas, pues en estas no cree la gente, porque no producen avances. Y tendremos que hacerlo juntos, gobierno y oposición, con un sentido distinto de la gobernanza, olvidando y arrinconando viejas acusaciones y rencillas, y pactando y explicando con transparencia a la ciudadanía, un programa común para sacarnos de ésta, más allá de quien y como nos metió en ella.

Compártelo

Add a Facebook Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>